Pastel de Yogur Sin Horno (Sin Azúcar)

Pastel de Yogur sin horno (sin azúcar)

Un pastel de yogur sin horno y sin azúcar es el postre propio para el verano: fácil, barato, sin azúcares añadidos y con fruta. Lo mejor de esto es que se deja preparado en pocos minutos (aunque para que cuaje hace falta un ratito) y entra genial con el calor que hace. La verdad es que con el calor que hace apetezcan cosas fresquitas y por supuesto para evitar el horno, cuajará a base de gelatina.

Para esta receta de pastel de yogur he utilizado un molde de 18 cm de diámetro y 10 cm de alto, forrado previamente con papel de cocina para que el desmoldado fuese muy limpio y quedase bonito el pastel (que oye, si queda bonito además de tremendamente rico, mejor que mejor, si no, no te preocupes, tampoco haremos una tragedia por ello).

Es un postre (y confieso que para mí ha sido más de una cena también jejeje) muy saludable dado que no lleva azúcar pues su dulzor proviene de los yogures edulcorados y la fruta que le quieras añadir. Por ello, pueden comerlo también personas diabéticas además de los que estamos eternamente a dieta.

Si a esta receta le añadís encima yogures, no sólo 0% materia grasa sino altos en proteínas y edulcorados sin azúcares añadidos, entonces podéis coméroslo y ¡correr después una maratón! En resumen: que está de muerte y es súper fácil, económica y sana!

Ingredientes para hacer un pastel de yogur sin horno:

  • 4 yogures 0% materia grasa edulcorados,
  • 200 ml de leche semidesnatada,
  • 7 láminas de gelatina neutra,
  • 80 gr de galletas integrales sin azúcares añadidos tipo maría (O de las que más te gusten; yo suelo usar unas de espelta integral con alto contenido en fibra, sin azúcares añadidos)
  • 50 gr de mantequilla (Sí, mantequilla mantequilla, no margarina, que no es lo mismo).
  • En cuanto a la fruta, la que queráis pero que no tenga mucha agua (plátano, fresas, melocotón, moras, arándanos, frambuesas, manzanas, etc). Si escogéis frutas muy acuosas, corréis el riesgo de que el pastel no cuaje (o poned más láminas de gelatina, pero con cuidad, vayáis a hacer

Cómo hacer el pastel de yogur sin horno:

1. Ponemos la gelatina a hidratar en la mitad de la leche. Forramos un molde desmontable con papel de horno. Si bien es cierto que no es necesario forrar las paredes, debes hacerlo si no tienes mucha práctica desmoldando. Para desmoldar, habrá que pasar una espátula o cuchillo muy fino por las paredes para despegar el pastel del molde sin rayarlo (¡ni el pastel, ni el molde!).

2. Trituramos las galletas (con un procesador de alimentos o en una bolsa machacando con el rodillo o el culo de un vaso, por ejemplo), y le añadimos la mantequilla derretida hasta que la galleta se impregne bien. Ponemos la galleta con la mantequilla en el fondo para hacer la base, aplastando con una espátula (también te sirve el culo de un vaso) y cuando esté planito, reservamos en la nevera para que endurezca.

3. En un bol, ponemos los yogures y el resto de leche que no hemos utilizado con la gelatina y batimos con unas varillas a mano hasta que quede bien mezclado y sin grumitos del yogur.

4. Ponemos en un cazo la gelatina y la leche en la que la hidratamos, y calentamos removiendo hasta que se disuelva (sin que llegue a hervir). Retiramos del fuego y a la mezcla caliente del cazo le añadimos (sin dejar de remover) el yogur batido con la leche. Remueve bien y añade poco a poco esa mezcla en el molde. Ayúdate de una espátula o cuchara para volcar el líquido sobre ella para que la base no se rompa. Añádele la fruta que quieras. Llévalo a la nevera mínimo durante 3 horas. ¡¡Decóralo, y a disfrutar!!

¡Como habrás visto, es de lo más sencillo y la mar de rico para el verano!

Espero que te haya gustado y que te animes a hacerla!

pastel yogur sin horno

Deja una respuesta